9 beneficios que te aporta el método científico

9 beneficios que te aporta el método científico

Quizás pienses que te estoy hablando en chino. Que eso del método científico es algo ajeno a tu vida. Algo que solo usa gente con bata en laboratorios. Pero la realidad es muy diferente. Aunque no te lo creas, todos hemos recurrido a él en alguna ocasión.

Y no es de extrañar. Es uno de los sistemas más poderosos que ha creado el  ser humano para encontrar respuesta a casi cualquier pregunta. Un método que se ha ido perfilando, adaptando y mejorando durante siglos y que ha sido una pieza clave en el avance del conocimiento. No estaríamos donde estamos sin él. Pero además, creo firmemente que también puede aportar a tu vida mucho más de lo que te imaginas. Esa es justo la idea de este post, mostrarte 9 beneficios que tiene familiarizarse con el método científico.    

Pero antes de meternos en faena vamos a recordar de que se trata…

¿Qué es el método científico?

Todo empieza con una pregunta, y para buscar la respuesta el primer paso es recopilar todo la información que podamos. Esa información, junto con nuestras observaciones, nos permitirá formular una hipótesis de partida. Se trata de buscar una explicación coherente que incluya todos los datos y que nos permita hacer una predicción.

El siguiente paso será testar esa hipótesis con un experimento. Bueno, con más de uno, porque lo ideal es hacer varios experimentos que desafíen la hipótesis desde diferentes puntos. Además deberemos repetirlos varias veces para comprobar que el resultado es reproducible.

Para terminar hay que analizar los datos y sacar conclusiones. ¿Qué nos indican los resultados? ¿Apoyan la hipótesis de partida o por el contrario la tiran por tierra? Con toda esta información podemos refinar o modificar nuestras ideas. Ver qué es verdad y qué hay que mejorar.

Infografía Método Cíentífico.

9 beneficios que te aporta el método científico

Seguro que ahora ya empiezas a verle cierta utilidad al método científico y te ha venido a la cabeza una o dos ocasiones en las que también lo has usado, ¿verdad?  Pero además de ser práctico y eficaz, puede aportarte mucho más:

1. Ayuda a tomar decisiones.

Es un método perfecto para tomar decisiones.  Cuando se nos plantea un problema, no hay nada mejor que poner toda la información sobre la mesa y hacer un poco de investigación  previa, tomar una decisión (hipótesis),  llevarla a cabo (experimento) y luego analizar que tal ha ido la cosa.  Además, como todo, cuando más veces giremos la rueda más afinamos el tiro.

2. Fomenta la curiosidad

Todo empieza con una pregunta, pero a medida que te sumerges en el proceso, aparecen muchas otras.  Es un ciclo que fomenta nuestra curiosidad innata y fortalece nuestro cerebro.

 

3. Estimula el aprendizaje.

A medida que crecemos nos cuesta más aprender. Los niños, sin embargo, tienen un cerebro entrenado para aprender sin esfuerzo.  Siempre están explorando. Haciendo preguntas. Transformando su experiencia en conocimiento. Son expertos en usar el método científico y en exprimirlo al máximo. ¿Y si los imitamos?

4. Ejercita la creatividad

Se trata de pensar nuevas ideas, nuevas preguntas, nuevas formas de testar nuestras hipótesis. Es un ejercicio de creatividad constante, y ya se sabe,  cuanto más se usa un músculo…

5. Aumenta la resiliencia y la paciencia.

Todo se basa en prueba y error. Ninguna investigación avanzaría sin fallos. Por eso, si algo nos enseña el método científico es a cultivar la paciencia y la resiliencia. A fallar, a  analizar  porque ha podido ser, y a volver a intentarlo enfocando el problema de  diferente forma. Ya lo decía  Albert Einstein; “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”

6. Permite diferenciar entre un hecho y una opinión.

La ciencia se basa en hechos no en opiniones. Tiene que haber datos que soporten cualquier teoría o hipótesis. Por eso,  desarrollar nuestra cultura científica nos ayuda a trabajar el espíritu crítico.  En un mundo en el que las noticias falsas y la manipulación de la información campan a sus anchas se hace más importante que nunca saber distinguir entre ambas.

 

7. Nos muestra que no hay verdades absolutas.

Como la vida misma es un proceso en continua revisión. La investigación siempre está avanzando, puliéndose y refinándose. Lo que pensábamos que era cierto en un momento puede cambiar con el paso del tiempo. Newton explicó al mundo como funciona la gravedad, pero siglos después nos dimos cuenta de que esa ley que pensábamos universal tenía excepciones. Tuvo que llegar Einstein y su teoría de la relatividad para volver a poner orden.

8. Nos ayuda a mejorar y a obtener objetivos.

Es muy difícil avanzar si no sabemos donde reside el problema. Analizar los resultados de forma crítica y objetiva nos ayuda a ver que funciona y que no. Nos permite ver  errores e identificar que cosas no  encajan del todo.   Con eso claro es mucho más fácil poder tomar decisiones y superar esos pequeños escollos.

9.  Fomenta la superación personal. Nos empodera.

La ciencia y el método científico no solo aportan conocimiento. Nos dan herramientas valiosísimas. Nos muestran una forma diferente de mirar el mundo que nos rodea. Darnos cuenta de que avanzamos, de que somos capaces de resolver problemas, de que encontramos respuestas a nuestras preguntas es una sensación tremendamente poderosa.

¿Verdad que después de estas 9 razones ya no da tanto miedo eso de la ciencia y el método científico?  ¿Podrías decir alguna vez que lo hayas usado en tu día a día?

*Si lo deseas, puedes descargarte   la Infografía del Método Científico en alta resolución.

¿interesante? ¡comparte!

¿te gusta el contenido y quieres estar siempre al día cuando haya algo nuevo?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La información que nos facilitas será tratada por María Teresa Pérez, responsable de la web, con el fin de gestionar y publicar los comentarios del blog. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros. Podrás ejercer tus derechos en hola@eresciencia.com y puedes consultar más información en la Política de privacidad.

te pueden interesar...